6. ago., 2022

En barco a por el diario de Lily

Esta mañana ha vuelto el doctor Doolittle. Esta un poco nervioso ya que su amigo, el orrnitorrinco, ha desaparecido. Doolittle sospecha que padece un extraño trastorno ya que ha descubierto cacas azules repartidas por toda la mansión.

Nos ha pedido ayuda para encontrarlo y tras coger todo lo necesario, enseguida, nos hemos puesto en marcha.

Por el camino hemos ido recogiendo cacas azules para que el doctor pueda analizarlas. A mitad de camino, nos hemos encontrado una pradera llena de margaritas sin pétalos. Lo más increible es que se trata de margaritas comestibles y...¡¡dulces!! Ha sido, también en este punto, donde hemos creido ver al ornitorrinco, pero se ha escabullido, así que hemos continuado camino hasta el pantano.

Una vez allí, hemos cogido las pedaleras y nos hemos adentrado en el agua. Ha sido muy divertido y refrescante.

Tras la comida, hemos realizado unos preciosos broches de animales.

El cielo se ha nublado y amenazaba lluvia así que el baño lo dejamos para otro día y emprendemos el camico de vuelta a la mansión.

Una buena ducha, una estupenda cena y una velada de relajación contemplando las estrellas, ha puesto el punto y final a un emocionante día.

No hemos abandonado la busqueda del ornitorrinco. Quizás mañana tengamos más suerte...